24h Murcia.

24h Murcia.

El Ayuntamiento de Cartagena toma medidas drásticas y cierra un restaurante en Pozo Estrecho.

El Ayuntamiento de Cartagena toma medidas drásticas y cierra un restaurante en Pozo Estrecho.

El Ayuntamiento de Cartagena ha tomado medidas enérgicas contra dos establecimientos por llevar a cabo actividades sin licencia municipal, según informaron fuentes municipales este lunes. El primer establecimiento afectado es el restaurante 'Torre Antoñita', ubicado en Pozo Estrecho, que ha sido objeto de suspensión de actividad y precinto. Además, se están redactando decretos para la suspensión de actividad de dos discotecas en la ciudad debido a modificaciones no autorizadas en sus estructuras interiores.

La alcaldesa, Noelia Arroyo, reveló que se han realizado inspecciones en 20 establecimientos, y solo en tres se han encontrado irregularidades que podrían poner en peligro la seguridad de las personas. El establecimiento 'Torre Antoñita', objeto de suspensión de actividad, contaba con una licencia para eventos en el interior del edificio sin música, pero se descubrió que se habían realizado modificaciones para habilitar el uso del exterior con equipo de sonido y barras. Además, el personal del establecimiento impidió el acceso a las autoridades mientras se realizaba una celebración, lo cual es considerado una infracción grave.

Los otros dos establecimientos para los que se está redactando el decreto de suspensión de actividad han realizado divisiones interiores que alteran significativamente sus licencias y afectan los planes de seguridad. Las autoridades municipales notificarán a los propietarios la obligación de cerrar hasta que regularicen su situación.

En línea con las instrucciones de la alcaldesa, equipos mixtos de inspectores de Urbanismo y agentes de la Policía Local han llevado a cabo inspecciones, priorizando los establecimientos con mayor aforo y centrándose en los sistemas de seguridad, evacuación y las instalaciones que puedan representar un riesgo para los clientes. Además, se está trabajando en la redacción de un protocolo que refuerce las medidas de control y garantice la supervisión de las revisiones y actualizaciones requeridas por ley en los establecimientos.