24h Murcia.

24h Murcia.

Europa establecerá una planta piloto para estudiar la autosostenibilidad de las depuradoras en la Región.

Europa establecerá una planta piloto para estudiar la autosostenibilidad de las depuradoras en la Región.

En el corazón de Murcia, la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Alcantarilla se prepara para recibir la planta piloto del proyecto europeo TRINEFLEX. Esta iniciativa, liderada por la Entidad Regional de Saneamiento y Depuración (Esamur), tiene como objetivo revolucionar la eficiencia energética y la autosostenibilidad de las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR).

Con la participación de 27 socios europeos, el director de Esamur, José Sandoval, destacó la importancia de esta investigación para promover el ahorro energético, la gestión eficiente y la sostenibilidad ambiental en las estaciones depuradoras.

El alto consumo energético de la infraestructura de Alcantarilla la convierte en el escenario perfecto para este proyecto innovador, que busca impulsar prácticas sostenibles en las plantas depuradoras y promover la economía verde y circular.

Según Sandoval, esta investigación anticipa las futuras exigencias energéticas que entrarán en vigor en 2045 y posiciona a la Región de Murcia como pionera en la depuración del futuro, con un enfoque radical en la automatización y la eficiencia energética.

El proyecto TRINEFLEX se centra en la aplicación de energía solar y la codigestión para la producción de biogás, buscando la autosostenibilidad de las EDAR a través de la transformación de procesos industriales con altos consumos de energía.

Con el uso de inteligencia artificial, big data y gemelos digitales, Esamur pretende crear instalaciones más eficientes y respetuosas con el medio ambiente. La implementación de energías renovables como la solar y la codigestión de residuos industriales son algunos de los pilares de esta revolucionaria investigación.

El proyecto, con una duración de cuatro años y un presupuesto de 19.262.988 euros, recibe un apoyo financiero de 1.271.000 euros por parte de la Unión Europea. Es un paso adelante hacia un futuro más sostenible y autosuficiente en el tratamiento de aguas residuales en la región.