24h Murcia.

24h Murcia.

La CARM protege y recupera los antiguos bancales de cultivo de Sierra Espuña.

La CARM protege y recupera los antiguos bancales de cultivo de Sierra Espuña.

El Gobierno regional de Murcia ha tomado la iniciativa de poner en valor los antiguos bancales de cultivo de Sierra Espuña, avanzando en su protección y recuperación. Esta medida se enfoca en mantener el patrimonio cultural de la región, al mismo tiempo que contribuye a la preservación de la flora y la fauna autóctona, así como a su biodiversidad.

Con una inversión de 47.820 euros, el proyecto cuenta con financiación tanto de Fondos FEDER (60 por ciento) como de fondos propios (40 por ciento). El objetivo es mejorar y diversificar el hábitat de la fauna silvestre en el parque, mientras se conserva y recupera un patrimonio agrícola tradicional y se previene la degradación y erosión del suelo.

El cultivo en bancales tradicionales implica la nivelación artificial de terrenos con pendiente, utilizando muros de contención de piedra para mantener la superficie cultivable. Este método no solo amplía las áreas de cultivo en terrenos inclinados, sino que también contribuye a la conservación del suelo. Sin embargo, muchos de estos abancalamientos en Sierra Espuña están en proceso de abandono, lo que aumenta el riesgo de deterioro y erosión del suelo.

Según María Cruz Ferreira, secretaria autonómica de Energía, Sostenibilidad y Acción Climática, la recuperación de estos bancales implica revivir prácticas de cultivo tradicionales y mantener una actividad agrícola de conservación. Asimismo, se busca embellecer el paisaje natural de la región.

La importancia de estos bancales en términos de biodiversidad radica en su capacidad para albergar una gran variedad de especies vegetales y animales. Especialmente relevantes son los beneficios que aportan a especies sensibles a los cambios en su hábitat, como anfibios, quirópteros e invertebrados.

En el ámbito de la biodiversidad, se llevarán a cabo trabajos para mejorar los hábitats de conejos, favoreciendo su reproducción y atrayendo especies depredadoras. Además, se repararán antiguos cuerpos de agua y se crearán nuevos en entornos agrícolas para mejorar los hábitats de la fauna, cuyo seguimiento se realizará a través de cámaras instaladas en la zona.

Las acciones se concentrarán en áreas específicas como el Vivero de la Bermeja, Hoya del Carbón y Abuznel. En el caso de reposición de vallados, se instalará señalización para evitar choques de aves contra ellos, garantizando la seguridad de la fauna local.