24h Murcia.

24h Murcia.

Murcia, la falta de ley de espectáculos públicos genera "inseguridad" en las discotecas ante posibles sanciones

Murcia, la falta de ley de espectáculos públicos genera

El catedrático de Derecho Administrativo y director de la Cátedra de Derecho Local de la Universidad de A Coruña, Carlos Amoedo, ha señalado que la Región de Murcia es una de las comunidades autónomas con la falta de una ley específica integral de espectáculos públicos y actividades recreativas, lo cual afecta en la aplicación de un régimen sancionador a establecimientos como las discotecas calcinadas en Las Atalayas. Según Amoedo, esto genera inseguridad jurídica.

Carlos Amoedo afirma que la Región de Murcia es una de las pocas comunidades autónomas que carece de una ley integral de espectáculos públicos. En este sentido, ha destacado el mal funcionamiento de la administración municipal en el caso de las discotecas de Las Atalayas, especificando que no se procedió correctamente a la clausura de los establecimientos. Además, ha señalado que es importante analizar el contexto y la política legislativa de la Región de Murcia en relación con los espectáculos públicos.

Según el catedrático, la Comunidad Autónoma de Murcia tiene importantes déficits normativos y una baja calidad regulatoria en lo que respecta a los espectáculos públicos. Ha explicado que la Asamblea legislativa de la Región ha intentado paliar esta falta de legislación general mediante la aprobación de diversas normas específicas, pero no han sido suficientes. Por ejemplo, en 2011 se aprobó una ley que regulaba la admisión a los locales de espectáculos públicos y en 2016 se introdujo una regulación legal para sancionar a los negocios que no cumplían los horarios de apertura y cierre. Sin embargo, según Amoedo, sigue sin haber una norma con rango de ley que permita sancionar a las empresas que no obtienen la licencia de apertura.

Carlos Amoedo ha recordado que el Gobierno regional ha intentado en dos ocasiones (en 2019 y 2022) dotar a la región de una normativa integral que regule las infracciones y sanciones en materia de espectáculos públicos. Sin embargo, en ambas ocasiones, la Asamblea Regional rechazó la convalidación de los decretos-ley propuestos. Esto ha llevado a la Región de Murcia a tener un contexto legislativo inseguro y que no ofrece una respuesta suficientemente integral y precisa a los problemas de la regulación administrativa en los espectáculos públicos.

El catedrático ha destacado que la regulación administrativa de los espectáculos públicos es una materia compleja en la que confluyen muchos intereses. A diferencia de otras comunidades autónomas que han aprobado leyes propias en sede parlamentaria, la Región de Murcia ha optado por mantener un entorno liberalizado para los espectáculos públicos, con menos intervencionismo administrativo. Según Amoedo, esto se refleja en la legislación aprobada en 2017, que apostaba por la simplificación administrativa y la desburocratización de los procesos de apertura de negocios. Esto podría explicar la falta de una ley específica integral de espectáculos públicos en la región.

Amoedo ha señalado que en el caso de las discotecas de Las Atalayas, los dos decretos-ley rechazados en la Asamblea Regional hubieran tenido aplicación, ya que preveían como infracción la apertura de espectáculos públicos sin obtener la licencia correspondiente. Sin embargo, debido a la falta de una norma con rango de ley que atribuya la potestad sancionadora a la administración, el régimen sancionador es inseguro y ofrece menos respaldo a los funcionarios encargados de su aplicación.

El catedrático ha concluido que, aunque existen responsabilidades concretas en el caso de las discotecas de Murcia, no se puede justificar la falta de precinto en los locales incendiados en una mala calidad de las normas legales. Ha destacado que será la jueza de instrucción la encargada de matizar y acreditar estas responsabilidades.