24h Murcia.

24h Murcia.

Salud impulsa talleres sobre medicamentos para migrantes.

Salud impulsa talleres sobre medicamentos para migrantes.

En Murcia, el Programa de Uso Responsable de Antibióticos en la Primera Infancia (Purapi) está llevando a cabo talleres formativos dirigidos a la población inmigrante con el objetivo de ofrecer estrategias para el manejo de infecciones comunes en la primera infancia y promover el uso adecuado de los antibióticos.

Bajo el lema 'Tomar antibióticos no es un juego', la Consejería de Salud, en colaboración con la Asociación Columbares, está organizando sesiones informativas para concienciar sobre el uso responsable de los medicamentos entre la población inmigrante, que a veces se ve obstaculizada por la barrera del idioma.

Este año, se han realizado talleres en el Área Salud VI (Molina de Segura) y en el Área de Salud II (Fuente Álamo, Pozo-Estrecho), y próximamente se llevará a cabo otra sesión en La Aljorra.

En los primeros años de vida, las infecciones respiratorias son frecuentes y mayormente causadas por virus, por lo que el uso de antibióticos no suele ser necesario. Estas afecciones son comunes en las consultas de pediatría en Atención Primaria.

El programa Purapi ha creado guías para familias en diferentes idiomas que abordan las enfermedades más comunes en la primera infancia, las cuales se explican durante los talleres a las familias inmigrantes. Además, este material está disponible en centros de salud y en la Escuela de Salud.

Desde 2013, la Consejería, en colaboración con el Servicio Murciano de Salud, ha estado trabajando en el programa Purapi con el objetivo de mejorar el uso de antibióticos en niños menores de tres años, en el marco de la Estrategia global del Servicio Regional de Salud, el Proceso de Atención a los 1.000 primeros días (P1000D).

La etapa del embarazo y los dos primeros años de vida son cruciales para establecer planes de mejora en la atención y el cuidado, con impacto en la salud de las personas en la edad adulta.

Gracias al programa Purapi, el uso de antimicrobianos tanto comunitarios como hospitalarios ha experimentado un descenso significativo desde 2017. En los primeros dos años de implementación del programa en todos los centros de salud, el consumo de antibióticos en menores de tres años se redujo en más del 40 por ciento, y esta tendencia a la baja continúa en la actualidad.